.
  Sam Worthington
 
Sam Worthington

Entrevista con Sam WorthingtonEl nuevo superhéoe de las películas de acción de Hollywood revela que en realidad es "un hombre callado, sensible y bastante tímido". Entérate de todo lo que nos contó Sam Worthington.

Desde la época de Arnold Schwarzenegger ySylvester Stallone, Hollywood buscaba a un nuevo superhéroe para las películas de acción. Al parecer, los rastreadores de talento tuvieron suerte al encontrar a Sam Worthington en Australia, donde ya habían surgido otras estrellas  como Mel GibsonRussell CroweNicole Kidman Hugh Jackman. La sorpresa llegó el año pasado, cuando Sam apareció como el nuevo Terminator, compartiendo cartel con Christian Bale de Batman. Al poco tiempo estrenó la película tridimensionalAvatar, de James Cameron, que recibió nueve nominaciones al Oscar además de romper todos los récords de recaudación. Y ahora Sam vuelve a aparecer en el cine de superacción, con la más moderna versión de la película Clash of the Titans.

¿Estás disfrutando el sabor de la fama internacional? ¿Te gusta cuando la gente se preocupa por saber más sobre tu vida?

No salgo de casa para ser una estrella. Salgo para filmar historias. Para ser estrella, hubiera ido a un programa de TV como Big Brother. Cuando hago mi trabajo, me sumerjo en un personaje y solo trato de agregarle algo de mí.

El estilo de cine de acción que elegiste es el más popular. La fama y el reconocimiento son inevitables después de haber protagonizado películas como Avatar o Terminator Salvation.

Hago el estilo de cine que me gusta ver. Me parece que es un buen termómetro para medir los trabajos que elijo. Me encanta ir al cine y mi trabajo es asegurarme de que el espectador reciba algo que valga la pena por lo que paga. Ese es mi trabajo. Yo solo quiero ayudar a cumplir la visión de un director, para contar historias que te permitan escaparte de la realidad. Pueden escribir lo que quieran de mí, pero nadie me conoce. Creen que soy un héroe durísimo, pero en la realidad soy un hombre sensible.

¿De verdad?

Interpreto a tipos duros, pero no soy así en la vida real. Soy muy callado y bastante tímido, para ser honesto. No soy para nada el típico héroe que imagina la gente.

¿Cómo defines a un héroe?

El héroe no pelea. Al contrario, se aleja del lugar y solo ayuda al que se cae. Así lo veo yo. Esa es mi definición del héroe. Todas las películas que hago son parecidas. Aparezco siempre con doble personalidad, aunque sea el medio hombre-medio dios de Clash of the Titans, medio hombre-medio robot de Terminator Salvation o medio hombre-medio extraterrestre azul de Avatar. Siempre estoy buscando algo dentro de mí. Me gustan los roles que tienen conflictos internos. El heroísmo no surge por lo que creas que puedes hacer, sino por lo que otras personas te obliguen a concretar.

 

¿Ir a la entrega del Oscar con unos zapatos baratos de 20 dólares fue también puro heroísmo, cuando te tocó entregar el premio a la Mejor Música Original con Jennifer López?

(Ríe) No me importa lo que piensen, eran cómodos. Los otros zapatos que me habían dado eran ridículos. JLo (Jennifer López) me los hubiera pisado o yo me hubiera caído del escenario después de quitarle a ella el vestido. Hubiera sido peor. Por eso elegí lo más cómodo y Payless fue el negocio que encontré más cerca.

Teniendo en cuenta que Sam Worthington cumplirá 34 años el 2 de agosto próximo, cualquiera diría que le llegó un poco tarde la fama. Pero en realidad, él ya era conocido en su natal Australia. Después de estudiar en el Instituto de Arte Dramático NIDA, para acompañar a un amigo (que terminaron rechazando), Sam entró en el mundo profesional de la actuación, a los 22 años, protagonizando la obra de teatro El beso de Judas y varios programas de televisión en Australia. "Yo estuve trabajando en Australia, sin parar, desde hace 10 años, en toda clase de películas", asegura Sam, al comentar que recibió la versión del Oscar australiano como Mejor Actor, con la película Somersault. Y estuvo a punto de ser elegido como el nuevo James Bond, mucho antes que Daniel Craig; pero estando en la cima de su carrera, vendió todo lo que tenía para mudarse definitivamente a Hollywood. "Acababa de cumplir 30 años y probablemente tuve una crisis. Miraba alrededor y veía que no era feliz". Sin nada a qué aferrarse, se fue solo, a vivir a la montaña, cuando una feliz llamada por teléfono volvió a cambiar su vida. Era James Cameron, pidiéndole que viajara a Hollywood para la audición de la película Avatar. Lo de Terminator Salvation llegó mucho después. "Hacía un año que estaba trabajando con Avatar, cuando el director McG le dijo a Cameron que me estaba considerando para el papel de Terminator Salvation", recuerda Sam. Esa vez, Cameron no tenía nada que ver en esa película". Terminator Salvation recaudó 372 millones de dólares y Avatar superó las expectativas al pasar de los 2.600 millones de dólares en recaudaciones. "En cualquier profesión uno siempre sueña con trabajar con gente que te inspira", dice Sam.

Los efectos especiales que agregan después de un rodaje, ¿ayudan o complican la actuación?

Cualquier actuación es un desafío a la imaginación. Es pura verdad en circunstancias imaginarias. Actuar frente a una pantalla verde vacía o a un escenario que capte tus movimientos, para agregarles efectos especiales después, es otra búsqueda de la verdad en circunstancias absolutamente imaginarias. Por suerte, con Avatar aprendí que es imposible actuar con nada delante, porque tu cuerpo reacciona diferente. Para Clash of the Titans, por ejemplo, construimos un escorpión de fibra de vidrio y también hubo otras personas que no se ven en la película, porque también se vistieron de verde. Pero me parece bastante fácil actuar con muy poco, tratando de encontrar los detalles para crear algo de la nada. Eso es pura escuela dramática. Es como hacer una obra de teatro. Solo hay que encontrar los detalles necesarios.

Sam en Clash of the Titans (2010)

Después de haber visitado el futuro con las películas Terminator Salvation Avatar, Sam viajó al pasado con Clash of the Titans, interpretando al hijo de Zeus (Liam Neeson), y luchó contra diferentes monstruos y demonios para vencer a Hades, el dios de los muertos (Ralph Fiennes).

¿Estabas familiarizado con la mitología griega, antes del rodaje de Clash of the Titans?

No sé lo que pasa en otras partes del mundo, pero en Australia crecemos aprendiendo sobre el minotauro y cosas así. Pero no estudié mitología griega para el rodaje de esta película. 

¿Viste la película original que Laurence Olivier hizo en 1981?

Sí. La había visto antes. Y la gente también tiene buenos recuerdos de esa película. Obviamente, los efectos especiales ahora son fantásticos y personalmente quería que el tema también fuera relevante hoy, para mi sobrino de 9 años. Es terrible decirle a un chico que solo se puede triunfar como un dios, pero sí podemos decirle que es posible lograrlo como ser humano. Ese fue el cambio que yo quise impulsar. Por eso no repetimos la misma película, pues quisimos darle un enfoque más moderno.

En esta película tuviste muchas escenas de acción. ¿Puedes contarnos alguna anécdota divertida detrás de la falda o las sandalias griegas?

No usé sandalias, pues me puse Nikes con los dedos pintados. Por eso pude brillar en mis escenas de acción, mientras el resto se caía con sus sandalias. El terreno en Gales era pésimo. Fue el peor lugar para un rodaje. La filmación debajo del agua fue más difícil de lo que había imaginado. Retardó todo el doble de tiempo.

Mel Gibson comentó una vez que si en este estilo de películas no te lastimas un poco, no estás haciendo bien tu trabajo. ¿Sufriste alguna herida entre tanta lucha con espadas?

Estas películas siempre dejan moretones. Por eso contratan a australianos, porque somos tan tontos que nos tiramos de cabeza muy fácil. Mel tiene razón. Siempre hay heridas y cosas así, pero tengo amigos que juegan en la selección de rugby. Comparado con ellos, no me pasó nada.

¿No te intimidó trabajar al lado de grandes actores como Ralph Fiennes o Liam Neeson?

Fue muy intimidante y, al principio, me quedé callado. Cuando se actúa con los grandes, no se habla, se escucha. Liam actúa con tanta gracia... es un hombre muy gentil, pero impone fuerza en la pantalla. Me aconsejó a manejar el mundo exterior con cierta sensibilidad y aprendí mucho con semejante experiencia.  Lo mismo me pasó con Ralph Fiennes. Son personas que actuaron juntos en Schindler's List

 La verdad: ¿Te gusta más la versión tridimensional o la película convencional de Clash of the Titans?

La versión en 3D te sumerge dentro del mundo del cine. James Cameron ya lo había comprobado conAvatar.

 En el nuevo mundo del cine en 3D, ¿se pueden comparar dos películas como Clash of the Titans y Avatar?

No. Avatar no se puede comparar con nada. Pero si tengo que comparar con Terminator Salvation, te diré que la experiencia de Clash of the Titans fue más dura. Pensé que iba a ser fácil, pero no lo fue, por toda la energía, las carreras constantes con tres cámaras todo el tiempo y los lugares extremos, fue demasiado.

 ¿Te volvió a llamar James Cameron? ¿Viene la segunda parte de Avatar?

Ya estuvimos discutiendo sobre Avatar 2. Por supuesto, no vamos a hacerla hasta que él le encuentre el desafío, pues no haría una segunda película solo por dinero. Avatar 2 tendrá que sobrepasar los límites, como hizo la primera.
 


     

 
  Hoy habia 2 visitantes (43 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! cineencasa@live.com  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=